domingo, 23 de noviembre de 2008

LA IMPORTANCIA DE LA CARRERA DE CRIMINOLOGIA

Desde la aparición de la ciencia criminológica, ésta ha ido madurando y en dicho transcurso ha pasado por distintas líneas de pensamiento, desde absurdas hasta fundamentales.

Aún quedan residuos de aquellas primeras líneas que concebían al delincuente como una persona que llevaba el gen del delito, caracterizada por aspectos morfológicos que C. Lombroso supo detallar muy bien.

Basta pensar como ejemplo en aquellos ciudadanos que al transitar por la vía pública y al cruzar a un individuo de piel morena, con gorro, tatuado, al cual tienen miedo, del cual se previenen y del que sospechan como un sujeto peligroso por su aspecto.

El dictado de la carrera de Licenciatura en Criminología es de vital importancia porque permite encarar el enforque social del “porque” del delito, abordandolo de una manera que a mi parecer debe ser casi única en el mundo, ya que presta una mirada crítica e integradora de muchos conocimientos que le dan un carácter transdisciplinario.
La criminología, revela su importancia en la forma en la que aborda el estudio de un sujeto. Dentro de un estudio criminológico, el ser humano se contempla, en el centro de una esfera para que justo allí se visualice objetiva, científica y detalladamente desde los 360˚ de la perspectiva que este cuerpo geométrico abarca.
Y se selecciona el centro de la esfera porque es ese el lugar en donde todos los puntos equidistan.

El carácter multidisciplinario de este planteamiento, permite una compresión integral del fenómeno humano y genera así, no tan sólo mayor conocimiento sino el desarrollo de posibilidades de análisis críticos que razonadamente resueltos enriquezcan la percepción de la problemática que condicionó la aparición de la conducta delictiva.

Es por tanto una valiosa ayuda para integrar, conocer, estudiar, analizar, prevenir, tratar y rehabilitar al sujeto que incide en la comisión de un hecho delictuoso o que expresa una conducta antisocial.